UA-144693339-3 google-site-verification: google3bf2fb162bfc68e2.html google-site-verification: google3bf2fb162bfc68e2.html google3bf2fb162bfc68e2.html google-site-verification=YqgQY-OrRRDBf0yRg_sFg_yxNYgdN5LjPsLvJ6YItyA
  • May MahaMetta

Una primera experiencia con el cactus San Pedro

#sanpedro #psicodélicos #alucinógeno #perú #iquitos #ayahuasca #cactus #saberinterior #sabiduríainterior #espiritualidad #viajes #viajesespirituales



Algunos de los nombres han sido cambiados para proteger la identidad de las personas.



Cuando contacté a Alan un par de meses antes acerca de la ayahuasca y le pregunté cómo era el horario para la semana, él dijo que hacemos la aya los lunes, miércoles y viernes, y el resto de los días soy libre de hacer lo que sea e ir donde yo quiera, y el domingo hacemos San Pedro o vamos con un guía turístico por 20 dólares para ir a algún lado. Pensé que quería decir que San Pedro era un pueblo cerca de allí, pero dijo que San Pedro es un cactus que se debe tomar para abrir el chakra del corazón.

Le pregunté cuánto tiempo se lleva ese proceso, y dijo que un par de horas.


No hice ninguna investigación sobre San Pedro, solo el día antes busqué en Internet sobre la cantidad de polvo que se debe tomar, pero nada más.


El día anterior, cuando estaba en la ciudad de Iquitos con Melanie, en cierto momento ella fue a una agencia de viajes para comprar un boleto de avión para ir a Cusco al día siguiente (ya que no quiso repetir la sesión de ayahuasca con esta gente), y fui a hablar con Mario, un hombre que conocí mis primeros 2 días en Iquitos, en sus sesenta años, que era narcotraficante cuando era más joven y compró armas con ese dinero para la guerrilla de esa época. Fue atrapado y encarcelado para siempre, pero el presidente Fujimori lo liberó un día, en una de esas ocasiones en las que Fujimori solía ir a las cárceles una vez al año para liberar a alguien, y ese año él tuvo la suerte. Desde entonces, trabaja "cuidando" las motos que la gente estaciona en esa calle y le pagan 2 soles por moto, ganando lo suficiente para pagar la comida del día y el alquiler de su habitación.



Le dije que iba a hacer San Pedro, y él dijo "¡pero eso es una droga!". Pensé que porque trabajaba con drogas, ahora lo ve todo como una droga y no le presté atención, porque Alan me dijo que es para abrir el corazón y uno tiene ganas de amar a todos en ese momento, y la gente puede ponerse muy emocional y llorar.


Le pregunté a Alan cuándo haremos la ceremonia, y él dijo "te damos el vaso, y tú lo tomas cuando y donde quieras". ¿Eso es?. Melanie me dijo que el San Pedro debe ser tomado en una ceremonia y con alguien cuidando de ti. Ciertamente, esta tampoco era la forma de hacerlo.


La ayahuasca que hacen es tan mala que el viernes hice el San Pedro en lugar de la ayahuasca (que ya había pagado, pero no merecía la pena). Mark me dio el vaso y lo tomé a las 10:15 después de hacer algo de yoga. La última vez que comí fue a las 5 de la tarde del día anterior con Melanie.


Entré en la jungla y me senté al lado del río, cerca de la casa porque a un lado está la carretera y al otro lado hay algunas construcciones. La Casa en sí no tiene nada que ver realmente con lo que Alan vende de su Casa de la Ayahuasca, que está en la selva. Sí, en la selva, pero rodeado de "modernidades" e incluso tenemos internet en la casa, pero está muy sucia y da asco sentarse en cualquier sitio.



Busqué un lugar al lado del pequeño río, un poco escondido de todos, y allí me senté para meditar mientras esperaba que San Pedro entrara en acción, ya que leí en Internet que se lleva alrededor de 1-3 horas llegar a su momento cumbre. Mi cuerpo se adormeció, pero me di cuenta de que si me pongo de pie y camino y me niego a aceptarlo, no sentiré nada. Después de 3 horas, cuando se supone que es el momento cumbre, todavía no sentí nada especial, solo un cuerpo adormilado. Ya eran las 3 de la tarde cuando pensé que podría ir a la chamana Shipibo para hacer la ayahuasca esa noche con ella, porque San Pedro no estaba haciendo nada conmigo.


Seguí recordando las palabras de Alan, que esto abre el chakra del corazón y te hace sentir mucho amor, pero no sentí ninguna diferencia en ese sentido. Incluso traje conmigo pañuelos de papel en caso de que llore, pero ni se acercó a ello, "tal vez ya amo lo suficiente en mi vida normal, de modo que con la “apertura del corazón” no notaría una diferencia", me reí de mí misma.


Estaba a punto de irme, casi 5 horas después de tomarlo, para llamar a la Shamana Shipibo y pedirle de hacer la ayahuasca esa noche con ella, cuando sentí que algo más fuerte entraba.

Algunas veces me sentaba y algunas veces me tumbaba. En cierto modo, estaba inquieta. No sé qué se supone que debemos hacer con San Pedro, pero decidí ponerme en contacto con su espíritu y aclarar algunas cosas de mi vida y otros temas. Tuve visiones pero no como con la ayahuasca, pero las percepciones eran mucho más fuertes que con ella. También me dijo que no necesito San Pedro. Hace que tu cuerpo esté totalmente entumecido, tu mente es muy clara, pero el cuerpo no responde correctamente. Podía caminar perfectamente sin perder el equilibrio, pero no era fuerte. Cuando le pedí de intentar un viaje astral, dijo que no podía hacerlo con él porque necesitaba fuerza, y él nos quita la fuerza para poder hacer lo que él quiere, no lo que nosotros queremos.

Entonces le pedí que por favor me sanara, porque desde el accidente de moto que tuve hace 13 años, absolutamente todo cambió en mi vida y noto un fuerte bloqueo que no me permite trabajar adecuadamente con mi espiritualidad como lo hacía antes del accidente. Envió algunos chamanes, y todos trabajaron en mí, y me dio algunas instrucciones que algunas eran similares a las que obtuve con la ayahuasca y en mis meditaciones, y algunas eran nuevas. También me mostró algunas de mis otras vidas. Algo, nuevamente, que no sucedió con la ayahuasca.


Cuando oscureció, aproximadamente una hora después de comenzar, me fui a la casa. Allí me quedé sola en el dormitorio (nadie más estaba allí esos días) y se mantuvo fuerte por un tiempo. A las 7:30 pm decidí que yo ya tuve suficiente y me fui a la cocina comer un mango y otra fruta solo para tratar de pararlo. No comí nada desde las 5pm del día anterior cuando estaba con Melanie en Iquitos, pero no tenía hambre.

Traté de dormir pero me sentía totalmente inquieta, moviéndome mucho incluso si mi cuerpo todavía estaba entumecido. Dormía unos minutos o segundos y despertaba con otra "sacudida". Alrededor de las 3 am fui al baño y recé para que esto se parara, porque realmente me estaba cansando de ello. Me quedé dormida alrededor de las 4 de la mañana y cuando me desperté a las 7am todavía lo sentía en mi cuerpo.

Es una droga, así es como la sentí, simplemente no sabía que lo era. Las conversaciones que tuve con él y lo que me mostró fueron interesantes, pero también se puede hacer con la meditación. Y eso es lo que realmente me dijo, que no necesito hacer esto para obtener lo que quiero porque el poder está en nosotros. Lo que él hace es tomar el poder de las personas para ayudarlas a alcanzar lo que no pueden en un estado normal o en meditación. El deseo de trabajar con mis meditaciones se hizo mucho más fuerte y pude ver el poder que realmente tengo.


Entonces, este fue el lado positivo de pasar por la experiencia con San Pedro, entender que no lo necesito, y él me mostró mi poder.


Decidí que esta experiencia con San Pedro fue suficiente para mí ... pero más tarde durante mi viaje en Perú, sucedió algo y decidí intentarlo de nuevo, pero esta vez con alguien que sabe.

23.10.2020

Zeit ist eine Illusion der physischen Welt, der Ihre mentale Welt größtenteils nicht ausgesetzt ist. Wissenschaftliche Experimente haben gezeigt, dass der Geist den Unterschied zwischen dem Erlebten und der Vorstellung davon nicht kennt.

Die Quantenbeobachtung führt dazu, dass alle möglichen Realitäten zu einer beobachteten Realität zusammenfallen.

Please reload